Reactivan industria de reuniones; reabre Cintermex

Reactivan industria de reuniones; reabre Cintermex​

Tras seis meses sin actividad presencial por la emergencia del Covid-19, y con una restricción al 30 por ciento en su capacidad de asistencia, la industria de reuniones reanudó ayer operaciones en Nuevo León con una exposición y congreso en Cintermex.

Se trata del Congreso y Expo CREA (Cuídate, Reactívate y Avanza), que organizó la Asociación Mexicana de Profesionales en Ferias, Exposiciones y Convenciones (Amprofec) Zona Norte y en el que la temática fue la reactivación exitosa del turismo de reuniones en sitios como China, Guadalajara y Los Cabos.

Julio Valdés, presidente de la Amprofec Zona Norte, destacó que CREA permitió mostrar a las autoridades los protocolos para realizar estos eventos en Nuevo León.

"Este es el primer evento que se lleva a cabo en Cintermex desde hace seis meses y más de 60 organizadores de eventos que están aquí presencialmente y 50 más a distancia están viendo y empiezan a tomar decisiones".

Añadió que el regreso de congresos, convenciones y exposiciones será gradual, pero hay un claro ejemplo de que un evento corporativo se puede llevar a cabo con todas las medidas de seguridad con hasta 500 personas sin problema alguno.

Entre las medidas de seguridad, el evento anticipó por espacio de una hora el registro de un máximo de 60 asistentes en cuatro distintas filas, cada una con despachadores de gel sanitizante y medición de temperatura.

En cada fila guardias de seguridad orientaban el acceso con sana distancia de 1.5 a 2 metros entre cada asistente, que después ingresarían a una sala contigua de 30 stands de proveedores o clientes de la cadena productiva de la industria de reuniones.

A CREA pudieron ingresar en forma simultánea un máximo de 150 visitantes, mientras que en cada espacio de exhibición, algunos hasta de 9 metros, sólo había una o máximo dos personas que atendían a los interesados.

Situación desastrosa De desastrosa calificó Jaime Salazar, presidente del Consejo Mexicano de la Industria de Reuniones, la situación de la industria de reuniones a nivel nacional tras la cancelación de 332 mil eventos, un 85 por ciento del total previsto en el año.

"El impacto económico de estas cancelaciones asciende a una pérdida de 10 mil millones de dólares en transacciones no efectuadas, a 10 millones de cuartos-noche de hotel que no se ocuparon y 300 mil empleos que se perdieron, 140 mil eventuales que ya no regresarán en forma definitiva.

"Esto se pudo evitar si hubiéramos previsto con tiempo tomar acciones sanitarias, pero la gestión del actual Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido desastrosa".

De acuerdo con el presidente de la Amprofec Zona Norte, hasta el último corte de julio se habían perdido 2 mil 600 eventos.

"Pero esa cantidad se ha duplicado en agosto y septiembre, que es la temporada alta de eventos, llevamos unos 5 mil 200. En empleo la cifra a julio era de 7 mil 200 plazas menos, que ahora pudiera llegar a poco más de 14 mil".

Gabriel Chapa, presidente de la Canaco de Monterrey, dijo que tan sólo en Nuevo León el impacto de la pérdida de empleos es de 81 mil plazas en los últimos seis meses.

"Hace dos semanas se logró la apertura de fines de semana y media noche con restaurantes y han subido sus ventas un 34 por ciento, lo que es muy bueno, respecto a 15 días, por lo que esperamos que abran la llave al comercio, que trabaja a un 30 por ciento y queremos hacerlo a un 50 o 60 por ciento esta semana".

Jorge Moeller, presidente de la Canirac de Nuevo León, dijo que el paro en el turismo de reuniones ha sido una de las causas del cierre de restaurantes en la Entidad.

"De los 21 mil restaurantes que hay en el Estado fácilmente se han cerrado entre 5 mil y 6 mil establecimientos en los últimos seis meses, cuando nos quejábamos de sobreoferta en el 2019, pues se abrían 2.5 restaurantes diarios y ahora se cierran 33 diarios en Nuevo León, la mayor parte chicos que son empresas familiares".

Esto significa que más de 50 mil personas que trabajan en la industria se quedaron sin ingresos.

Alejandro Garza Elizondo, presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Nuevo León, advirtió que la ocupación hotelera anual en la Entidad pasó de 62 a 26 por ciento en términos anualizados de enero a agosto, que incluyen tres meses del año sin emergencia sanitaria.

"Pero en los meses de la pandemia hemos llegado a niveles de 10 a 12 por ciento de ocupación en los hoteles de Nuevo León".


Fuente: GRUPO REFORMA